Egunsentia Aiaran

En cuanto cae algo de nieve, hay un sitio en el que siempre pienso: Maroño…

Es un sitio al que me encanta ir porque casi siempre es agradecido. La pega que tiene es que la iluminación no es la mejor en esta época del aó, pero tiene siempre unos segundos que nos permiten, si estamos atentos y ela climatología acompaña, obtener tomas de bella factura.

Comento el tema de la climatología porque es esencial que el pantano esté en calma para captar los reflejos de los montes. Si hay viento, poco hay que hacer… Es una foto muy manida, pero a mi eso no me importa en este caso, porque realmente me encanta este lugar y creo que ésta, es una de sus fotos por excelencia. Ver el Tologorri y el Ungino reflejados en las aguas del pantano, no tiene precio…

Aquella mañana tan solo hice dos fotos, las dos muy parecidas. En esta que presento hoy me gustan más los colores y la luz, pero en la otra me gusta más la escena general y en especial el reflejo. La otra toma de la que hablo os la presenté días antes de Navidad como tarjeta navideña…

Para realizar la foto, utilicé el polarizador y un filtro degradado neutro de dos pasos.

Os dejo con ella. Laster arte!

2 Comments

  1. Pere Soler 11 marzo, 2011 at 10:50 am #

    Este sitio tiene un encanto especial Andoni, algun dia me gustaria verlo, asi con nieve, pero entiendo que sera dificil jejej.
    Un apunte, a mi modo de ver, el reflejo «deberia» estar con un 1/3 menos de luz que la parte superior, donde la luz es real, no reflejada, si?
    Un abrazo!!!

  2. Andoni 11 marzo, 2011 at 8:31 pm #

    Pues nunca he reparado en ese detalle Pere, la verdad… Normalmente solo me fijo en que el conjunto de la foto esté bien expuesto, con un histograma correcto… Gracias por el apunte! Un saludo!

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*