2011 amaitzen

El pasado 30 de diciembre realicé mi última salida fotográfica de 2011. Despedí el año en Islares, en la zona de la cala Cotonera o “El lubinero”, como lo llaman los pescadores. No hubo demasiada suerte con la luz, así que anduve haciendo pruebas y experimentos varios para buscar alguna foto distinta.

Si bien en el momento del revelado una de las fotos resultó de mi agrado, ahora, con el paso de los meses, cada día me gusta menos. Se trata de una toma en la que a propósito abusé del filtro degradado en busca de un fuerte contraste. Aquel día las fotos pedían el degradado de 2 pasos y esta que comento la hice con el de 3. Un paso más se nota mucho en según qué circunstancias. Como decía, en el momento de la toma y del revelado, la foto me gustó, pero ahora, ha dejado de hacerlo… Creo que me he vuelto demasiado purista en algún sentido y que ese punto de irrealidad que tiene, pese a haberlo conseguido de forma tracidional y no en el revelado, ha dejado de gustarme. Lo mismo la semana que viene la vuelvo a mirar y digo otra cosa… Supongo que a esto se refieren los sabios cuando dicen que nuestro estado de ánimo influye muchísimo en la creatividad y en el gusto.

Meses después de haber revelado esta foto, revelé una toma vertical de la misma sesión pero que en su caso, sí que estaba realizada con el degradado de dos pasos. Puede observarse la considerable diferencia entre una y otra en el tercio superior de la toma. Puede decirse que para la primera toma me tomé una licencia creativa y que la segunda es un reflejo más fidedigno de lo que mis ojos vieron. De ese primer encuadre también tengo tomas con el degradado de dos pasos, mucho más correctas técnicamente hablando, pero no me he molestado en revelarlas porque, como decía al principio, esa primera toma tan contrastada fue la que llamó mi atención.

Para terminar con este largo post, me gustaría presentaros la foto que más me gustó de aquella sesión y que fue la primera que revelé y publiqué en webs de fotografía. Se trata de una toma de alto contraste también, pero no tan exagerado como en la primera que os he presentado. En este caso, los huecos de luz entre las nubes ayudaron a que el cielo luciera un aspecto más atractivo. Al componer la toma busqué que el vértice de la roca ubicada en primer plano nos señalara el islote del plano medio, al que le di un lugar preferencial en el encuadre. Os dejo con la toma. Laster arte!

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*