El último de una legendaria saga

El de Dícido en Mioño es el último de una antigua saga de tres cargaderos costeros de mineral compuesta por el de Piquillo en Ontón, el de Pobeña en Muskiz y él mismo. Tiene el honor de ser el único que queda en pie. Siendo yo un crío desapareció el de Piquillo y el año pasado, una serie de temporales terminaron por arrancarnos a los muskiztarras una de las joyas de nuestro patrimonio histórico.

Los tres fueron en su día piezas fundamentales en la actividad minera característica de esta zona. A todos ellos llegaba el mineral procedente de las minas bien en vagones o bien mediante línea de baldes y desde los cargaderos se introducía en los buques que luego se encargarían de transportarlo por mar hasta su destino.

El pasado domingo vinieron a visitarme desde Arrasate mis amigos Antonio y Rafa. Les había prometido llevarles a mis rincones favoritos por la costa de Muskiz y sus inmediaciones. El cargadero de Dícido es uno de ellos así que allí pusimos rumbo a primera hora de la mañana.

La foto que hoy os presento pretende ser un testimonio de la fortaleza de esta antigua construcción que aguanta en pie los temporales que cada invierno lo azotan. Está tomada desde muy cerca con el Sigma 10-20 acompañado con un filtro degradado para compensar la diferencia de luz entre las partes inferior y superior del horizonte. Soy consciente de que esta foto es un clásico de la zona. Es la razón por la que la quería tener en mi colección.

Espero que la próxima vez que vengan Antonio y Rafa el tiempo nos acompañe y podamos disfrutar de una nueva jornada de fotografía como la del pasado domingo.

A lo largo de esta semana os iré presentando alguna foto más ya que el fin de semana está siendo productivo. Entre ellas os puedo adelantar que habrá una que me ha sorprendido muy gratamente puesto que la daba por desechada. Hasta pronto.

One Comment

  1. Pedro J. Zamora 17 abril, 2009 at 1:42 pm #

    uffffffffffff, que recuerdos mas gratos que me trae de este verano……..no hago mas que ver tus fotos y ya estoy deseando volver por la zona.

    Un abrazo

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*